(El reproductor de audio puede detenerse pulsando la tecla Escape o parándolo en el icono de abajo)

miércoles, 8 de febrero de 2017

José Luis Pérez de Arteaga: IN MEMORIAM.


Escuchar programas especiales.
¿Quién no lo ha visto alguna vez en un festival importante, en un concierto de cualquier ciudad de España? ¿Quién no ha oído su voz en televisión y no se ha deleitado ante su vasta cultura y sus ilustrativos comentarios? ¿Quién no ha crecido con la banda sonora de "El mundo de la fonografía"? ¿Quién no se ha maravillado ante su constancia, su persistencia, su perseverancia, la continuidad durante más de treinta años en nuestra emisora clásica? Sí, es él: Pérez de Arteaga, que nos ha dejado esta noche a los 66 años. Radio Clásica experimenta hoy un vacío que tardará en llenarse, porque Arteaga, si bien colaborador, es un histórico. Su labor ha resultado encomiable, de manera que hemos perdido a un crítico musical de primer orden.
Siempre invade una gran tristeza ante la muerte de personalidades, por más que sepamos que sin ella tampoco habría vida; que es el fin natural de todo individuo. Pero las despedidas son tristes, muy tristes. Cuando un artista, un científico, un grande en general nos abandona, parte de nosotros se rebela implorando una suerte de eternidad para él: "¡los genios no deberían morir! O, al menos, no tan pronto" -pensamos.
La Parca es democrática, llega para todos; aunque algunos gocen de mayor calidad de vida, de más años; aunque algunos sepan aprovechar mejor el tiempo o compartir con nosotros sus dotes. Arteaga, pues, estará siempre vivo: en el recuerdo y en las innumerables grabaciones; en el cariño de compañeros y oyentes a lo largo de las décadas. Ahora podrá retransmitir para nosotros el concierto de los coros celestiales, y Apolo y las Musas tocarán para él.

SIT TIBI TERRA LEVIS.
Por cierto, José Luis: tenías toda la razón. Se está muriendo gente que no se había muerto antes.

6 comentarios:

  1. Como bien sabes Rocío, yo no soy muy de música clásica. Por tanto, no conocía nada sobre este hombre. Pero bueno, una lástima que se nos haya ido. Donde quiera que esté, como bien apuntas, siempre será recordado.

    ResponderEliminar
  2. No, no está. Ha muerto. Lo del artículo era una licencia poética, claro. La muerte es algo natural, a fin de cuentas. Pero, ¿tan pronto? En fin: hace sólo unos años la Esperanza de Vida era de 30, o un poco más.

    ResponderEliminar
  3. Hola, soy yo, Luis. Lo primero de todo, me gustaría decirte que ha sido todo un placer conocerte y desayunar juntos. Ha sido un estímulo y un impulso en las ganas de vivir. Eres admirable y me gustaría compartir muchos ratos así contigo y con Natalio. Qué decir de Jose Luis. Ha sido un referente, un maestro para todos nosotros. Lamento profundamente su pérdida, pero cada una de sus enseñanzas nos ha hecho vibrar y amar la música clásica a partes iguales. Tenía la idea de que la música era un canal para acceder a todo tipo de gente, y lo llevó a cabo toda su vida. Cuídate mucho, un beso grande. Luis

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente ha sido una casualidad estupenda. Conoceros a vosotros así de golpe, dos personas tan inteligentes y que pueden enseñarme tanto, me ha emocionado. Sí, confío en que compartamos muchos ratos de este tipo.
    Además te voy a reclutar para que me ayudes con los agujeros negros de la blogosfera. Por cierto, ¿hay también blogopausa? Claro, cuando dejo de escribir, evidentemente.
    ¿En el ciberespacio hay gravedad cero? Conclusión:: estoy loca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si hay gravedad cero, pero tengo claro que no estás sola. Un beso

      Eliminar
  5. Menos mal, porque ayer, cuando tuve que enfrentarme al ataque de varios fanáticos que leyeron mi artículo del lunes sobre la intolerancia, creí haber desembocado en un universo paralelo. Me acusaron, atención, de... ¡Es que resulta tan sorprendente...! ¡De hacer proselitismo de la ciencia! ¡Ah! Resulta que interesarse por el mundo en que vivimos se llama "proselitismo!".
    Aquí el origen de tanta polémica, tantos insultos y tanta sinrazón en una lista de usuarios ciegos. ¡Me cuesta creerlo!

    ResponderEliminar